Construcción

Los juegos de construcción favorecen la destreza y el dominio de la motricidad fina de los niños.

Desde una edad muy temprana comienzan a relacionar las piezas de acuerdo a la forma, al tamaño y al color. A medida que van desarrollándose, el encastre los lleva a desafíos más elaborados, ya sean de creación propia o siguiendo las pautas indicadas.